Emilio
Diseñofilia

Wunderkammer - El Gabinete de las curiosidades

Durante la escuela secundaria visitaba la casa de mi amigo Gustavo quien no vivía con sus papás sino con su abuelita. Pasaba a traerlo para irnos al parque a fumar algunos cigarros, ver las chicas que pasaban y los carros que otros jóvenes de nuestra edad tenían (o sus padres tenían pero se los prestaban) y presumian manejándolos alrededor del parque a poca velocidad y con el estereo a todo volúmen.

A Gustavo le gustaba música que yo consideraba música de viejitos: Camilo Sesto, Juan Gabriel, etcétera. En ese entonces mi "vanguardismo" músical se concentraba en grupos de rock estadounidenses y el recién llamado Rock en Español.

En una de esas tardes Gustavo me preguntó si conocía a los Pasteles Verdes le comenté que no e inmediátamente sacó de su ropero un disco de 45 revoluciones por minuto que colocó en su tocadisco.

https://www.youtube.com/watch?v=qzCOOrLnoVc

¡Música del Santo enmascarado de Plata! le dije tan sólo al escuchar los primeros acordes de la guitarra. Terminó la canción (esos discos de 45 r.p.m eran de 1 sola canción) guardó el disco en el ropero y de allí mismo sacó su libreta para que terminaramos la tarea que se hacía en la sala pues la casa de su abuelita consistía en una sala, 2 recámaras, un pequeño patio lleno de latas con plantitas y al fondo el baño.

En las paredes colgaban algunos cuadros (posters enmarcados), un paisaje nevado, unos perros jugando poker y una vírgen de Guadalupe. Más allá habían almanaques de carnicerías y un crucifijo. Un sillón colocado cerca de la puerta que daba al patio, otras sillas sencillas y en una de las paredes el ropero.

Del ropero salía de todo: Llaves, cuadernos, peines, calculadora científica, reglas, lápices, gorras, lociones, medicinas, pasta dental, cepillos, etc.

Una de esas veces que lo visité me preguntó si conocía al fubtolísta cuyo nombre he olvidado pero le dije que nó entonces me pidió que me acercara a su ropero para ver la foto que que tenía pegada atrás del espejo que sirvia de puerta del ropero

Lo que encontré allí para mí fue formidable, en verdad increíble me quedé sorprendido, tanto que incluso hoy lo recuerdo y por eso lo escribo. No fue el futbolista mi asombro sino lo que contenía el ropero: llaveros, fotos viejas, figuras de santos, rosas de plástico, peluches, discos, frascos. En serio era una escena como para tomarle foto y colgarla en algún museo. En ese entonces me quedé con la sensación de que ese ropero era algo extraordinario, de hecho, esto jamás se lo conté a mi amigo, en mi casa intenté construir algo así con cosas que tenía:

Busqué una caja grande y comencé a colocar algunos juguetes, y otros objetos de mi propiedad, no me gustó el resultado de mi "caja-ropero", le faltaba algo pero desgraciadamente no entendía qué, además no podía ir a decirle a mi amigo que me mostrara su ropero, sonaría demasiado raro, así que tan sólo con el recuerdo de lo que había visto intenté recrear ese espacio. Probé distintas posiciones de los objetos de mi "mini ropero". Nunca logré reproducir el espacio ni tener la misma sensación de maravilla.

Tiempo después me comencé a preguntar ¿por qué me gustaba esa imagen del ropero?, no pude explicarmelo y no tenía a alguien a quién pudiera preguntarle, por otra parte no existía en la escuela alguna materia acerca del Arte pues allí se encontraba la respuesta que buscaba.

Gabinete de curiosidades por Natasha Nicholson Gabinete de curiosidades por la escultora Natasha Nicholson

Pasaron bastantes años y muchas lecturas y "navegaciones" por Internet y un día encontré el Concepto. Crear un espacio en una caja de madera, metal o cristal y colocar determinados objetos dentro de él se le llama Wunderkammer o en español Gabinete de las maravillas y es todo un arte que requiere un conocimiento de composición, selección, colocación de los objetos, investigación acerca de estos, es una puesta en escena, es decir: Curaduría.

¿Cómo construir un Gabinete de curiosidades? ¿Cómo construir un gabinete de curiosidades?

Sin quererlo mi amigo había realizado curaduría; seleccionando, colocando, incluso habría investigado o conocido la procedencia de los objetos y motivos de por qué debería formar parte del conjunto de piezas que habitaban el ropero.

Comprendí que todas las veces que intenté y fallé al reproducir el espacio con mi caja-ropero fue debido a que los objetos que había seleccionado estaban completamente fuera de contexto y no comunicaban una historia. En ese sentido mi caja-ropero era tan sólo un cajón llendo de un montón de cosas.

Según leo en Wikipedia los Gabinetes de maravillas pueden organizarse en cuatro categorías:

Estas categorías y conceptos nos pueden ayudar a apreciar las colecciones, los museos y la dedicación de las personas que construyen un espacio y que buscan maravillar, mostrar y enseñar.

Emilio