Regresar a portada
Emilio
Ideas y artefactos

Emisoras de números

Foto escena de la película Bridges of Spies Escena de la película Bridges of Spies

Todos los amantes de la onda corta (SW short wave), mientras exploramos las frecuencias en nuestro receptor favorito, nos hemos encontrado alguna vez -por lo común fuera de las bandas asignadas para radiodifusión- con una misteriosa voz femenina que de manera sostenida e imperturbable va desgranando un largo rosario de números, la emisión normalmente no dura más de 15 o 20 minutos y cuando termina no hay ninguna identificación, tal vez la voz transmita unas expresiones del tipo: "final de mensaje", "Fin de transmisión" y todo cesa.

Al día siguiente si se vuelve a sintonizar la misma frecuencia a la misma hora no encontremos la enigmática voz, en otras ocasiones la encontramos pero en otra frecuencia y otras horas, la misma voz sin identidad repitiendo la misma serie de números. ¿De que trata esto?, nos acabamos de encontrar con una extraña emisora de radio conocida como "Estación de números".

Una de las facetas de la radioescucha es la captación y estudio de estas estaciones, a ello se dedica un número reducido pero entusiasta de este hobby, que mes a mes van realizando un seguimiento de estas emisiones y van recogiendo información que luego van publicando en revistas y en Internet; así, una asociación de este tipo es ENIGMA (European Numbers Information Gathering and Monitoring Association).

ENIGMA publica un boletín trimestral del mismo nombre, el cual es la autoridad mundial en este tipo de transmisiones. Para el lector ajeno a lo que estamos tratando, si dispone de un receptor de onda corta y quiere escuchar una estación de este tipo, puede probar suerte sintonizando los 11,545 Khz en modo USB. Escuchará una melodía popular inglesa llamada "The Lincolnshire Poecher" interpretada por un sintetizador seguida de una voz femenina artificial emitiendo una serie de números de cinco dígitos.

Desde hace más de 40 años estas emisiones se han estado realizando continuamente a lo largo de toda la onda corta y si bien varían mucho en cuanto a horarios y tipos de emisión, ésta siempre consiste en una voz femenina recitando una serie de grupos de números -a veces letras- en idioma inglés, alemán español o lenguas eslavas. Se han realizado, por parte de numerosos radioescuchas, consultas a organismos nacionales e internacionales sobre la naturaleza de estas emisiones y no se ha obtenido respuesta o ésta ha sido evasiva o inconsistente.

Una tupida sombra se abate sobre estas emisiones de radio, las cuales son más abundantes de lo que se supone. Si no hay ayuda por parte de los distintos organismos de radiocomunicaciones a la hora de desentrañar su misterio ¿habría alguna manera de averiguar su origen y finalidad? Se impone una tarea detectivesca no exenta de diversión; veamos un extracto de un mensaje enviado por una estación de números: A simple vista todo apunta a que se está enviando un mensaje codificado. Podría estar enviándose algo que no tuviera ningún sentido, pero en ese caso ¿por qué transmitir?. La radio es comunicación así que nos resulta inconcebible que alguien pueda estar emitiendo un galimatías a no ser que quien sea nos esté gastando una broma o se haya vuelto loco; sin embargo es posible que en algunos momentos eso sea lo que estén haciendo estas estaciones por motivos que nos resultan desconocidos, aunque la última finalidad de estas estaciones debe ser la de comunicar algo a alguien, pero ¿y el qué y cómo lo hace? y ¿por qué lo hace así?.

En radiocomunicaciones suelen utilizarse normalmente códigos, pero no son en absoluto parecidos a éstos. Existen indicios de cuál puede ser el tipo de mensaje que transmiten estas estaciones, estos indicios derivan de libros y artículos en donde ex-agentes de servicios de inteligencia mencionan algunas estrategias de comunicación y que son muy parecidas a las que nos conciernen. El 10 de octubre de 1987 en el semanario italiano Europeo se publicó una entrevista realizada a un tal Mario Casagrande, el cual confesó haber trabajado como agente doble para la CIA y la Inteligencia Cubana durante 19 años. Hay un extracto de esta entrevista que arroja luz sobre lo que estamos tratando.

Mario Casagrande: Raphael decidió que yo podría recibir mensajes por radio. Así, a mediados de agosto de 1979 regresé a la Ciudad de México a recibir clases de entrenamiento en el uso de la radio.

¿De qué tipo eran las transmisiones? Nosotros acordamos dos transmisiones diarias a las 7 p.m. y a las 8 p.m. Estas emisiones coincidían con mi hábito de emplear varias horas al día trabajando en mi estudio antes de la cena. La CIA estaba preocupada y por ello intentamos no cambiar mi rutina de vida. Los menajes fueron codificados y transmitidos en dos frecuencias de onda corta. La radio que usé fue un Sony (sugerido por la propia CIA) comprado en una tienda de Panamá.

¿Qué tipo de sistema de codificiación empleaban? Cada mensaje era enviado por una voz femenina artificial conocida por nostros como CynthIA desde Langley. Las emisiones comenzaban con diez minutos de identificación, durante el cual era transmitida una serie de números de tres dígitos. Si el dígito de en medio se transmitía de manera igual a los otros esto indicaba que a continuación había un mensaje. Si no tenían nada que decirme, este dígito era diferente y eso indicaba que el mensaje transmitido a continuación no tenía ningún sentido. En cualquier caso la emisión siempre se realizaba cada día.

¿Cómo descifrabas el mensaje? El mensaje consistía en una serie de números de cuatro dígitos. Normalmente no había más de 250 números, el equivalente a tres páginas de un gran bloc de papel. Una vez los números han sido copiado yo tomo un pequeño bloc lleno de números que me ha sido entregado por la CIA para decodificar los radiomensajes, el cuál contiene una serie de números de cuatro dígitos.

Había en este bloc cerca de 3,000 números, así que yo tenía para meses y meses de recepción de mensajes. Para descifrar los mensajes tenía que restar los número que tenía en la libreta por los que me habían enviado, los resultados eran números entre el 1 y 26 que se corresponden con las letras del alfabeto, así el 1 es la A, el 2 la B y así sucesivamente. Este sistema es absolutamente indescifrable por alguien que no disponga del pequeño bloc que yo llevaba ya que cada bloc es único para cada agente. En el caso de que el bloc cayera en manos enemigas no sabría en qué frecuencias y en qué horarios recibiría los números a restar.

Projecto Conet, grabaciones de estaciones de número a través de la onda corta

Por más de 30 años el espectro radial de la Onda Corta ha sido utilizado por las agencias de inteligencia del mundo para transmitir mensajes a sus agentes secretos.

Transmitir por Onda Corta es un perfecto método para mantenerse en el anonimato. Espías instalados en cualquier parte del mundo pueden mantener contacto con sus estaciones centrales a través de pequeños y desapercibidos receptores de radio.

Uno pensaría que al concluir la guerra fría las actividades de espionaje se reducirían, nada más alejado de la realidad. Las estaciones de números están más ocupadas que nunca.

THE CONECT PROJECT es una de las primeras colecciones de estaciones de número grabadas y compartidas al público. Para más información visita https://archive.org/details/ird059