Emilio
Ideas, artefactos y cosas para construir

Tinnitus, acúfenos

Wikipedia define Tinnitus:

Los tinnitus o acúfenos son un fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o pitidos en el oído, que no proceden de ninguna fuente externa. Puede ser provocado por gran número de causas, generalmente traumáticas.1 Este zumbido o campanilleo se supone que se produce por el aumento de la actividad de las áreas cerebrales que intervienen en la audición, y aparece asociado a los trastornos del aparato auditivo. No se limita a un campanilleo, puede percibirse en forma de pitido, zumbido grave o agudo, ronroneo, siseo, ruido blanco, estruendo o cantar de grillos, entre otros sonidos.

  El siguiente artículo lo tomé de la revista "AUDIO - La revista de los audioprotesistas" páginas 24 a la 26 firma Mara Bruges. Lo transcribo a continuación para compartirles y que pueda ayudarles a su salud emocional y auditiva.  

"No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder" -Benjamín Franklin

 

El colombiano Juan Carlos Guerrero Rodríguez sufrió de tinnitus bilateral por más de 14 años y, ante su desesperación, se volvió autodidacta. Estudió su enfermedad, fue operado en Bélgica y se convirtió en el primer paciente en el mundo con resultados positivos con su propia terapia. He aquí su experiencia que expuso en Stresa.

-¿Cuándo le diagnosticaron tinnitus? El 5 de marzo de 1993. Ese día se me partió la vida. Llevaba dos semanas con dolor de cabeza, tenía mucho estrés porque estaba terminando mi carrera de ingeniería química y, al mismo tiempo, trabajando. Era tan fuerte el dolor que, probablemente, produjo reorganización neuronal y eso desencadenó la enfermedad.

-¿Cómo decidió estudiar por su cuenta la enfermedad? En el año 2000 yo estaba desesperado y en Colombia me decían que no había cura para el tinnitus. La enfermedad no había empeorado pero mis nervios estaban muy mal por causa del ruido. Hubo un cambio en mi personalidad, me irritaba fácilmente, andaba estresado y dormía poco, así que me recetaron varias drogas psiquiátricas, como la sertralina, un antidepresivo que actúa como inhibidor y me ayudó con la depresión, lo que comprobaba que mi problema se había presentado por un desorden de neurotransmisores originado en el dolor de cabeza. Consulté en Internet compré revistas especializadas, libros de neurociencias y neurofisiología. Así, empecé a comprender el funcionamiento del cerebro.

-Usted fue operado en Bélgica ¿Cuáles fueron los pasos para llegar a esa cirugía? En diciembre del 2003, contacté al doctor Dirk De Ridder, neurocirujano del Hospital de la Universidad de Amberes en Bélgica. Él había publicado los resultados de la primera cirugía que suprimía el acúfenos, implantando un electrodo en la corteza auditiva y un neuroestimulador. Este electrodo funciona a través de corriente eléctrica alterna y silencia las neuronas que están hiperactivas produciendo el tinnitus. La cirugía fue exitosa por un par de meses, pero luego el ruido volvío a su nivel inicial. En el 2006, De Ridder aceptó realizarme la cirugía, para lo cual necesitaba dos exámenes -resonancia magnética funcional y estimulación magnética transcraneal- con el fin de establecer si yo era un paciente apto para ese procedimiento.  

-¿Y cómo le fue en la cirugía? Inicialmente bien. De Ridder me implantó el electrodo. Sin embargo, faltaba lo más importante que era determinar los parámetros de estimulación eléctrica, para la cual los galenos belgas me conectaron a un software y empezaron a buscar los más adecuados, de manera que respondiera bilateralmente. En esa ocasión, el tinnitus se redujo en un 80%, pero al m es de la cirugía el ruido reapareció.  

-¿En qué falló la cirugía? Los parámetros de estimulación no fueron los adecuados. Regresé a Bélgica en junio de 2007 para que me reprogramaran el neuroestimulador. Estuvimos un mes cambiando parámetros cada dos o tres días a través del software. Finalmente, De Ridder me dijo que si no funcionaba la última prueba me devolvía a Colombia con mi acúfenos. Pero sucedieron dos cosas "milagrosas". La primera fue que ante una estimulación de 10 Hertz se obtuvieron excelentes resultados y , la segunda, que cuando apagamos el estimulador el tinnitus disminuyó casi hasta desaparecer. Eso nos indicó que estábamos sobre-estimulando la corteza auditiva y no le dábamos tiempo a las neuronas para relajarse. Entonces me reprogramaron cambiando los parámetros de estimulación de manera que el tiempo de relajación era mayor. Con esos parámetros alcancé, nuevamente, un 80% de supresión de tinnitus bilateral. Ya llevo dos años operado y no he tenido recaídas.  

-¿Qué pasó cuando regresó a Colombia, operado por segunda vez?

Encefalograma Encefalograma realizado por Juan Carlos donde se demuestra que ya hay tinnitus

Pasé dificultades para encontrar trabajo porque el neuroestimulador era considerado un riesgo por los empleadores. Entonces me fijé como objetivo eliminar del todo el tinnitus y me puse a trabajar para alcanzar ese silencio absoluto que había perdido. Investigando encontré que el cerebro tiene estados funcionales que cambian cuando hay estimulo sensorial; entonces un estado es el silencio y otro es el tinnitus. Pensé en la posibilidad de que este proceso fuera reversible, que se pudiera pasar del estado del ruido del acúfenos al del silencio. Así como en la termodinámica hay proceso reversibles, imaginé que a nivel neurofisiológico también se podían a dar esos procesos. Como el tinnitus está relacionado con la alta frecuencia (actividad gamma) tenía que pensar en bloquear y disminuir esa actividad. Para esto debía evitar ruidos o fuentes sonoras externas que generaran actividad gamma. De allí surgió la idea de usar tapones y protección auditiva, pues una de mis hipótesis es que el ruido que escuchamos del exterior retroalimenta el tinnitus y se activa. Por otro lado, sabía que las personas con acúfenos tienen la actividad alfa (pensamiento) menor que aquéllas que no lo sufren. Entonces tenía que pensar cómo hacer para incrementar esa actividad alfa y encontré una terapia llamada neurofeedback o neuroretroalimentación que la aumenta. A partir de esto, comencé a trabajar en lo que llamo la Terapia del Silencio.

-¿En qué consiste la Terapia del Silencio?

Esta terapia consta de ejercicios de concentración y para entrenar el cerebro hacia el silencio. Yo mismo me hice la terapia porque cuando me operaron me había quedado un tinnitus del 20% y, hoy, lo tengo en 2%, demostrado con exámenes médicos. Actualmente, aplico el procedimiento a un paciente con acúfenos para perfeccionar el proceso y demostrar su eficacia.

Emilio