Taller de Ciencia y Tecnología, sesión 2 en el Museo de la Ciudad.


Objetivo de la sesión:
Que los participantes reflexionen sobre la importancia del conocimiento de las matemáticas y su aplicación en nuestra vida cotidiana.

Construimos: Un infinito portátil (Banda de Mobius).

Personajes: August Mobius, Niccolo Tartaglia, Grigori Pearlman, René Descartes, Maurits Cornellis Escher

 

En esta segunda sesión del Taller de Ciencia y Tecnología que estamos impartiendo en el Museo de la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez iniciamos conversando acerca de las áreas de la Ciencia que desde tiempos remotos y hasta la actualidad tienen gran influencia en nuestra vida cotidiana pero que sin embargo pasan desapercibidas por nosotros hasta que dejan de funcionar adecuadamente.

Para ilustrar la conversación observamos la ilustración realizada en 1537 por Niccolo Tartaglia (Para información detallada de este grabado pueden hacer clic aquí) y en la cuál el artista de este grabado intentaba explicar ¿cuál es el camino de una persona para poder acceder a las ciencias?:

Euclides da la bienvenida a los estudiantes en la puerta del Círculo en el que Tartaglia (el autor del grabado) está rodeado por Aritmética, Geometría, Música, Astronomía y otras disciplinas matemáticas. Un cañón que se ha disparado muestra las trayectorias definidas por Tartaglia. En el círculo más alejado se sienta Filosofía. En la banda, en la mano de Platón se lee: “Nadie que no sea experto en Geometría puede entrar aquí”, mientras Aristóteles se adelanta para recibir a los estudiantes.

Conversando con los estudiantes acerca de estas ciencias y saberes era necesario hacerles la aclaración que esta ilustración era parte del pensamiento que se tenía en la época del Renacimiento donde se consideraba que para ser un humanista se debería tener conocimiento de todos estos campos, estos saberes son muy necesarios e importantes para todos los ciudadanos de una República como la nuestra, pero no son los únicos.

La Experiencia basada en la observación, prueba y error a través de mucho tiempo ha otorgado a personas, pueblos y comunidades enteras de saberes que deben ser respetadas y comprendidas por todos aquellos de nosotros que hemos tenido la oportunidad para acceder al conocimiento Académico e Ilustrado de las escuelas. Es decir, hay otros saberes que deben de complementar nuestros estudios teóricos.

Las “horribles” matemáticas

Varios de los participantes del taller tienen edades de 10 años y es común en ellos un rechazo al pensamiento matemático, además se tiene una idea errónea de lo que es las Matemáticas, los participantes piensan que sólo se trata de los cálculos aritméticos (restar, multiplicar, dividir… etcétera).

Para intentar explicar esto recurrimos a la conversación de la sesión 1 acerca de la Biblioteca de Alejandría, recordamos que uno de los estudiosos de esa Biblioteca fue Euclídes que había “coleccionado” todas las formas geométricas que pudo encontrar y describir, así que preguntamos a los participantes ¿cuál es la figura geométrica más sencilla?, algunos respondieron que el cuadrado, otros que el tríangulo unos más que el círculo.

La figura geométrica más sencilla es:

Euclídes definía al punto como: Aquello que no tiene partes

A continuación y por deducción los participantes del taller mencionaron a la Línea recta como la siguiente figura que seguiría en cuanto a complejidad, Euclídes la definía como: Una longitud que no tiene anchura

Así comprendimos que el conocimiento se adquiere de forma gradual y a través de un procedimiento de la lógica y razón, al avanzar de esta forma nos damos cuenta que no es que seamos “tontos” o que “no nos guste la matemática”, sino que tal vez nos comenzaron a enseñar -en el caso de la geometría- no desde el principio sino a partir de figuras geométricas más complejas como el tríangulo o incluso el círculo, nuestro conocimiento no creció entonces de forma gradual y eso por lo regular nos hace sentir mal en la escuela, nos desanimamos y cerramos la oportunidad para disfrutar de las matemáticas y dejar de “sufrirlas”.

 

Luego preguntamos ¿Qué es Pi?, en automático todos respondieron: tres punto catorce diez y seis (3.1416) la siguiente pregunta fue ¿Qué es ese número? Al ver que se daban respuestas diferentes pasamos a explicar Pi con 1 bote de pintura y 1 lata de atún:

Marcamos con un plumón un punto en la orilla del bote de pintura y la lata de atún y luego las rodamos para ver hasta donde llegaban, posteriormente medimos cuántas veces cabía ese círculo en la distancia que la lata rodó sobre el piso y observamos que sin importar el tamaño el círculo siempre cabía 3 y un “cachito” de veces, de allí el famoso 3.1416… Ahora bien muchos matemáticoas han querido dar exactitud a ese “cachito”, en realidad no termina en .1416… en la actualidad lo que se lleva determinado es:

 

Con esto, una vez más comprendimos que nuestro aprendizaje y conocimiento debe ser gradual y basado en una lógica y razón de las cosas, por ello presentamos a un personaje que reflexionó y escribió al respecto de ¿Cómo sé lo que sé? este personaje fue René Descartes que en su libro El Discurso del Método comparte un método por medio del cuál podemos aprender de mejor manera, éste método sería el nacimiento de lo que hoy conocemos como El Método Científico:

  1. No admitir cosa alguna como verdadera sin haber conocido con evidencia que así era.
  2. Dividir cada problema en tantas partes como sea posible para poder solucionarlo.
  3. Conducir con orden mis pensamientos empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ascender poco a poco y gradualmente al conocimiento de objetos más complejos.

Esto en términos metodológicos conformarían El Método Científico:

  1. Observación
  2. Inducción
  3. Hipótesis
  4. Experimentación
  5. Demostración
  6. Tésis o teoría científica

 

El Infinito portátil

En esta sesión construimos un infinito portátil que es nada más y nada menos que una “humilde” tira de papel a la cuál (como muchas cosas de la vida) debemos darle un giro para apreciar su transformación en algo más interesante y grandioso.

Así comprendimos que la Observación el Razonamiento y la Experimentación nos pueden ayudar a ir Gradualmente incrementando nuestro conocimiento de distintas áreas de la ciencia no sólo para aprobar los exámenes de la escuela sino para disfrutar del proceso de aprender.

 

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. Taller de Ciencia y Tecnología, sesión 3 en el Museo de la Ciudad | emilio - 17 Marzo, 2017

    […] de conversar acerca de las matemáticas y construir una cinta de Mobius en la pasada sesión, ahora queríamos empezar a abordar el mundo microscópico que nos abre las puertas a la biología […]

Deja un comentario