Emilio
Diseñofilia

Taller de Ciencia y Tecnología Disney, sesión 6

Niños con sus espejos acústicos Objetivo: Los participantes conocerán el fenómeno físico de El Sonido.
Recurso didáctico: Espejos acústicos.
Personajes: John Cage.

Con la pasada quinta sesión del Taller de Ciencia y Tecnología dimos por concluído el tema de la Luz, en esta sexta sesión abrimos un nuevo tema: El Sonido

Iniciamos definiendo los siguientes conceptos que forman parte de nuestra idea del Sonido:

Los participantes comprendieron que el silencio no existe y que es una sensación muy particular, algunas personas incluso pueden estar incómodas en lugares donde no hay muchos sonidos (comumente llamadas Silenciosas).

Y también los participantes comprendieron que el Ruido son sonidos no seleccionados y ordenados. Una analogía que utilizamos para esto es la basura. Si vemos un contenedor de basura separada muchos dirán que no es basura sino que son objetos ordenados. Si a ese mismo orden lo desordenamos muchos considerarían que es basura. Igual es el Ruido... deja de ser ruido hasta que se le da un orden y entonces puede incluso convertirse en música.

Si el silencio no existe y el ruido puede destruirse ordenándolo... entonces ¿por qué hay personas que odian el Regettón? Esta pregunta me permite abordar el tema de la Música, la música es uno de los elementos del sonido que al igual que el silencio y el ruido es un elemento subjetivo y basado en la opinión de cada una de las personas que a su vez se encuentran en un contexto cultural.

Hay personas que pueden aburrirse con la música clásica, otras que les den ganas de tomar cervezas al escuchar música de banda; otras más no pueden hacer el aseo de la casa si no ponen música:

La música es Ruido ordenado y dentro del ruido incluye el silencio. Pero como siempre mencionamos durante el taller, la Ciencia necesita medir y comprobar, por ello utilizamos el software Audacity para poder medir las ondas de sonido y comprender su frecuencia medida en Hertz y su intensidad medida en Decibeles.

Y también tuvimos que comprender ¿cómo escuchamos? y para ello conversamos sobre los elementos de nuestros oídos: tímpano, yunque, estribo, cóclea... etcétera.

Los participantes comprendieron que es en vano discutir ¿qué música es mejor y qué música es peor? pues cada quién tendrá su mejor opinión personal, también es en vano que las mamás les digan "guarden silencio" cuando en realidad lo que quieren decir es "reduce tu intensidad sonora por favor". También, que es un error que nuestros padres nos digan "Parece que cuando te digo algo te entra por un oído y te sale por el otro" Ya que comprobamos que los oídos no están interconectados por alguna especie de tunel o tubo.

Niños con sus espejos acústicos

Para poder destruir el ruido necesitamos escucharlo bien, ordenarlo y seleccionarlo, eso es lo que pensó Luigi Russollo un italiano que amó el Ruido. Para ayudarnos a hacer del ruido un orden construímos unos "espejos acústicos" que son unos artefactos inventados durante la primera guerra mundial y que se utilizaban para poder amplificar (sin electricidad) las débiles señales que se encontraba entre el "ruido" del ambiente y poder detectar así cualquier aproximación de aeronaves enemigas:

Espejos acústicos

Emilio