Emilio
Diseñofilia

Taller de Ciencia y Tecnología Disney, sesión 4

Construyendo el sismógrafo Objetivo: Los participantes conocerán el fenómeno geológico de los sismos.
Recurso didáctico: Sismógrafo.
Personajes: Alexander von Humbolt.

Durante la tercera sesión del Taller de Ciencia y Tecnología iniciamos el tema de la Luz, sin embargo tuvimos que hacer una pausa en su continuación.

En esta cuarta sesión cambiamos el guión del Taller para aprovechar los lamentables eventos naturales ocurridos en el país con dos sismos y que afectaron la Ciudad de México y nuestro estado de Chiapas.

Construyendo el sismógrafo

Inmediatamente después de estos eventos sísmicos las redes sociales demostraron la naturaleza de toda tecnología desarrollada por el hombre: Su ambivalencia, es decir, por un lado demostraron su valor como medio de comunicación de alcance muy local hasta internacional. Por otro lado demostraron su vileza al comunicar información que buscaba alarmar, desinformar y entorpecer la opinión pública y con ello las labores importantísimas que se deben efectuar en los días siguientes a un evento de esta naturaleza.

La tecnología es buena o mala pero jamás neutra, todo depende del uso que usted haga de ella.

Por lo anterior decidimos que la sesión número 4 del taller tocara el tema de los sismos y para ello comenzamos a proyectar cada una de las noticias falsas y alarmistas que encontramos en Internet y comenzamos a compararla con información desarrollada durante muchos años por científicos como Alexander von Humbolt este fantástico personaje de la historia y de la ciencia fue uno de las primeras personas en otorgar una explicación a base de experimentos y observación de estos movimientos telúricos. De hecho fue la primera persona que comenzó a desarrollar una teoría sobre las capas tectónicas del planeta:

Los participantes comprendieron que nuestra región se encuentra en un cruce de diversos fragmentos de corteza terrestre y que precisamente por ello nuestro estado de Chiapas es como es: Con ciudades muy altas como San Cristóbal de Las Casas, con cañones impresionantes como El Sumidero, con grutas y ríos caudalosos. Los sismos son parte de nuestra entidad y en vez de asustarnos por ello debemos poner manos a la obra y para iniciar comprender el fenómeno.

Para ello construímos un sencillo sismógrafo, que en realidad en vez de "pintar el movimiento de un sismo" lo que hace es emitir un sonido cuando ocurre uno, el diseño está basado en uno que se me ocurrió y que publiqué en este mismo blog, decidí simplificar la última etapa y para ello utilicé un Buzzer o también llamado Zumbador que se consigue en las tiendas de electrónica y no es más que una pequeña bocina piezo eléctrica que incluye los circuitos necesarios que cuando pasan una corriente eléctrica a través de ella comienza a sonar con un pitido.

Sismógrafo simple

La construcción de este sismógrafo nos permitió hablar de su medición y cómo desde el punto de vista científico todo debe ser suceptible a medirse y a comprobarse.

Materiales para el sismógrafo

A continuación comparto esta versión simplificada del sismógrafo y los materiales que se requieren por si desean realizar esta actividad en sus escuelas:

El corazón del sismógrafo es la tira de papel aluminio encerrada en el vaso desechable, esta tira conecta con un cable del zumbador, el otro tornillo (horizontal) hace las veces de apagador o encendedor, es decir, el vaso es un "switch" muy sensible a movimientos.

El sismógrafo hay que instalarlo en algún lugar donde no haya mucho movimiento de personas o mascotas, el mío lo tengo instalado en un buró a un lado de mi pecera, esto le da una base muy sólida que sólo se mueve cuando... ocurre un movimiento telúrico.

Resultados

Una vez instalado y cada vez que suena el sismógrafo apuntaba la fecha y hora (lo más exacto posible), a veces sentía el sismo y escuchaba el sonido, otras sólo escuchaba el sonido.

Despúes de pasarme una tarde apuntando los sonidos (más de 10) comparé los resultados con los que publica el Sismológico Nacional y me llevé la sorpresa que todos coincidieron, así también me percaté que los que sólo había escuchado el sonido habían sido sismos menores a 4 grados Ritchter.

Esta experiencia la compartí con los participantes del taller y motivé a que hicieran lo mismo en sus casas. Después de un tiempo de estar registrando sismos o escuchar el sonido mientras (por ejemplo) te estas bañando comienzas a comprender que hay muchos temblores diariamente, mínimos, imperceptibles.

Como bien dice el Servicio Sismológico Nacional

Tembló ayer, hoy va a temblar y temblará mañana

Los participantes estuvieron muy emocionados y noté que existió un cambio de la perspectiva que tenían sobre los sismos, muchos de ellos estaban preocupados por que habían creído en las noticias alarmistas que a su vez sus familiares de mayor edad habían declarado como sospechosamente ciertas o incluso como verdad.

Emilio