Emilio
Diseñofilia

Taller de Ciencia y Tecnología - Cierre

Niñas y niños en el Taller de Ciencia y Tecnología de El Ingenio

El pasado martes 12 de diciembre de 2017 concluí el Taller de Ciencia y Tecnología de El Ingenio y con ello cierro este año muy productivo impartiendo talleres de Ciencia y Tecnología.

Los Talleres fueron impartidos en Tuxtla Gutiérrez:

Y las instalaciones de El Ingenio en San Cristóbal De Las Casas.

El taller estaba dirigido a niñas y niños de edades que rondaron los 6 hasta los 12 años y tenía una duración de 2 horas por cada sesión, regularmente se impartían las sesiones en martes o jueves por las tardes. También mi exigencia fue que no podía atender a más de 10 niños o niñas, al final fueron 12 los que regularmente atendía (este hecho es crucial para la enseñanza, se me hace imposible poder atender de forma eficiente y con calidad a 20 o más de 40 alumnos cosa que es cotidiano en las escuelas privadas y públicas)

La metodología que aplicamos es la del Constructivismo uno de los principales retos a los que me enfrentaba es que los participantes al tener las edades que menciono por naturaleza son muy activos y es bastante pretencioso esperar a que estén atentos 2 horas escuchando o conversando sobre alguna teoría científica, por lo cuál configuré el taller a partir de historias por contar, así por ejemplo en vez de hablar sobre la Teoría de la Evolución hablaba sobre: "Había una vez un niño que le gustaba coleccionar rocas, identificar insectos, cultivar plantas... su nombre era Carlitos Darwin":

Charles Darwin de Niño Charles Darwin a la edad de 7 años por autor desconocido(1816). Esta pintura me gusta mucho pareciera ofrecer pistas de lo que sería Darwin para la biología y otras ciencias en el futuro.

Así me permitía una atención genuina por parte de los participantes del taller y así podía comentarles sobre los descubrimientos de este personaje a partir de este cuento debía encontrar y relacionar un derivado tecnológico, así en ejemplo que les menciono sobre Charles Darwin construíamos un sencillo microscopio de gota con laser que permitía (ante el asombro) de los participantes observar criaturas unicelulares (protozoarios) en el agua del grifo e incluso en el agua "purificada".

Los temas científicos que abordé durante el taller fueron:

  1. Geometría y arquitectura
  2. Sonido
  3. Luz
  4. Biología
  5. Gravedad
  6. Geofísica
  7. Espacio (exploración Espacial)
  8. Electromagnetismo

Los derivados tecnológicos que construímos fueron:

  1. Una casa geodésica
  2. Audífonos "ecológicos"
  3. Cámara oscura o proyector de película
  4. Microscopio Laser
  5. Telégrafo
  6. Cohetes (que volaban con combustible líquido y explosivo)
  7. Motor eléctrico
  8. Robot pintor
  9. Sismógrafo

En resumen mi metodología fue seleccionar un personaje científico que fuera relevante para la Ciencia, investigar su obra y datos biográfico, crear un guión literario sobre su vida y conectar esto con sus retos que vivió en su infancia, adolescencia o vejez que fueran significativos para los participantes en su propia vida, acto seguido buscar un producto tecnológico que conecte con sus investigaciones o descubrimientos y resolver una configuración que fuera lo más sencilla en cuanto a materiales (costos) y proceso de construcción.

Los retos a los que me enfrenté fueron los siguientes:

A partir de estos retos fue que comencé a estructurar un plan para que de a poco durante el taller estos puntos fueran mínimos o de ser posible eliminados completamente. Sin embargo, antes de abordar estos puntos descubrí uno más:

Así que primero tuve que darles pistas a los padres o tutores para que de a poco permitieran a su hija o hijo que se "cayera" y convertirlos en cómplices para los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Creo logré en buena medida minimizar y en algunos casos eliminar estas costumbres que etorpecen de forma importante el aprendizaje de los participantes, al lograr esto convertimos las sesiones del taller en algo más disfrutable, más agradable.

En testimonios de los padres o tutores los niños solicitaban no faltar al taller, incluso hubo casos de soborno donde el padre o tutor amenazaba:

"Si no haces la tarea de una vez... no vamos al taller"

En varias ocasiones algunos tutores de los participantes me confesaban que hasta ese momento habían comprendido temas que aunque lo habían visto en su vida escolar jamás habían comprendido. Esto me hizo reflexionar no tanto si soy un buen maestro, sino más bien que quizá muchos de nosotros no teníamos la edad o no estabamos preparados en su momento para recibir esa información, es decir, los participantes no habían ayudado a su profesor con su atención ya sea por estar relajados en el taller o por la cantidad de alumnos que un profesor en la actualidad debe atender (escuelas particulares entre 20-30 y públicas ¡más de 40!). Como sea me alegró saber que el taller también estaba siendo útil para los padres.

Cuando se logra que tanto el tutor (papá o mamá) se emocionen por los temas se crea un ambiente de aprendizaje muy bonito y provechoso pues ambos entran en una complicidad que permite ampliar el conocimiento, varios de los participantes consultaban más información en Internet haciendo un uso más positivo de este poderoso medio de aprendizaje.

En conclusión

Creo que el esfuerzo, materiales, dinero y tiempo invertido ha logrado alcanzar los objetivos que nos planteamos en El Ingenio y ha hecho que en varios niños y niñas cambiar la percepción que tenían sobre Geometría y matemáticas.

También se fomentó el interés por temas como robots, inteligencia y la exploracion espacial, pero sobretodo creo que hemos apoyado a fomentar el pensamiento basado en hechos y razonamiento lógico, sentimos que esto proporcionará herramientas a corto plazo (no ser timados por noticias falsas o soluciones mágicas) a todos los participantes para tomar mejores decisiones que muchas veces son cruciales para su bienestar financiero, educativo e incluso sexual.

Comparto a continuación las sesiones que consideré clave y que me permitieron solventar los retos que líneas arriba he comentado:

Emilio