Emilio
Ideas, artefactos y cosas para construir

Nubes

Cumulu Nimbus

Todas las formas de nubes del comienzo eran cúmulos. Sus contornos nítidos y definidos las hace las mejores para encontrar formas en ellas. Y nos recuerda lo intrascendente que es observar nubes, la actividad tan anodina que es. No van a cambiar el mundo tendiéndose boca arriba y mirando hacia el cielo. Es inútil. Es una actividad inútil, y por eso, precisamente, es tan importante.

El mundo digital conspira para hacernos sentir eternamente ocupados, permanentemente ocupados. Ya saben, cuando no están lidiando con las presiones cotidianas de ganarse la vida y llevar comida a la mesa, formar una familia, escribir cartas de agradecimiento, tienen que lidiar ahora con una montaña de correos electrónicos para responder, poner al día una página de Facebook, actualizar su Twitter. Y el observar las nubes legitima el no hacer nada.

A veces necesitamos excusas para no hacer nada. Estas diosas patronas de los ociosos nos tienen que recordar que es bueno bajar el ritmo y vivir el presente, no pensando en lo que hay que hacer y lo que ya debería estar hecho, sino tan solo en estar aquí, dejando que la imaginación se aleje de las preocupaciones cotidianas de aquí abajo y solo vivir el presente, porque es bueno para uno y es bueno para el modo en que uno se siente. Es bueno para las ideas. Es bueno para la creatividad. Es bueno para el alma.

Así que sigan alzando su mirada, admirando la belleza efímera, y recuerden siempre vivir con la cabeza en las nubes.

Transcripción de la presentación de Gavin Pretor-Pinney fundador del Cloud Appreciation Society

https://www.youtube.com/watch?v=lhP52caGW6s

Emilio