Emilio
Ideas, artefactos y cosas para construir

Emisoras de números

Todos los amantes de la onda corta (SW short wave), mientras exploramos las frecuencias en nuestro receptor favorito, nos hemos encontrado alguna vez -por lo común fuera de las bandas asignadas para radiodifusión- con una misteriosa voz femenina que de manera sostenida e imperturbable va desgranando un largo rosario de números, la emisión normalmente no dura más de 15 o 20 minutos y cuando termina no hay ninguna identificación, tal vez la voz transmita unas expresiones del tipo: “final de mensaje”, “Fin de transmisión” y todo cesa. Al día siguiente si se vuelve a sintonizar la misma frecuencia a la misma hora no encontremos la enigmática voz, en otras ocasiones la encontramos pero en otra frecuencia y otras horas, la misma voz sin identidad repitiendo la misma serie de números. ¿De que trata esto?, nos acabamos de encontrar con una extraña emisora de radio conocida como “Estación de números”.

https://www.youtube.com/watch?v=yUjZziFw58w

Una de las facetas de la radioescucha es la captación y estudio de estas estaciones, a ello se dedica un número reducido pero entusiasta de este hobby, que mes a mes van realizando un seguimiento de estas emisiones y van recogiendo información que luego van publicando en revistas y en Internet; así, una asociación de este tipo es ENIGMA (European Numbers Information Gathering and Monitoring Association). ENIGMA publica un boletín trimestral del mismo nombre, el cual es la autoridad mundial en este tipo de transmisiones.

Para el lector ajeno a lo que estamos tratando, si dispone de un receptor de onda corta y quiere escuchar una estación de este tipo, puede probar suerte sintonizando los 11,545 Khz en modo USB. Escuchará una melodía popular inglesa llamada “The Lincolnshire Poecher” interpretada por un sintetizador seguida de una voz femenina artificial emitiendo una serie de números de cinco dígitos.

Desde hace más de 40 años estas emisiones se han estado realizando continuamente a lo largo de toda la onda corta y si bien varían mucho en cuanto a horarios y tipos de emisión, ésta siempre consiste en una voz femenina recitando una serie de grupos de números -a veces letras- en idioma inglés, alemán español o lenguas eslavas. Se han realizado, por parte de numerosos radioescuchas, consultas a organismos nacionales e internacionales sobre la naturaleza de estas emisiones y no se ha obtenido respuesta o ésta ha sido evasiva o inconsistente. Una tupida sombra se abate sobre estas emisiones de radio, las cuales son más abundantes de lo que se supone. Si no hay ayuda por parte de los distintos organismos de radiocomunicaciones a la hora de desentrañar su misterio ¿habría alguna manera de averiguar su origen y finalidad? Se impone una tarea detectivesca no exenta de diversión; veamos un extracto de un mensaje enviado por una estación de números:

https://www.youtube.com/watch?v=ZX_gwiBKAYo

A simple vista todo apunta a que se está enviando un mensaje codificado. Podría estar enviándose algo que no tuviera ningún sentido, pero en ese caso ¿por qué transmitir?. La radio es comunicación así que nos resulta inconcebible que alguien pueda estar emitiendo un galimatías a no ser que quien sea nos esté gastando una broma o se haya vuelto loco; sin embargo es posible que en algunos momentos eso sea lo que estén haciendo estas estaciones por motivos que nos resultan desconocidos, aunque la última finalidad de estas estaciones debe ser la de comunicar algo a alguien, pero ¿y el qué y cómo lo hace? y ¿por qué lo hace así?.

En radiocomunicaciones suelen utilizarse normalmente códigos, pero no son en absoluto parecidos a éstos. Existen indicios de cuál puede ser el tipo de mensaje que transmiten estas estaciones, estos indicios derivan de libros y artículos en donde ex-agentes de servicios de inteligencia mencionan algunas estrategias de comunicación y que son muy parecidas a las que nos conciernen.

El 10 de octubre de 1987 en el semanario italiano Europeo se publicó una entrevista realizada a un tal Mario Casagrande, el cual confesó haber trabajado como agente doble para la CIA y la Inteligencia Cubana durante 19 años. Hay un extracto de esta entrevista que arroja luz sobre lo que estamos tratando.

– Mario Casagrande: Raphael decidió que yo podría recibir mensajes por radio. Así, a mediados de agosto de 1979 regresé a la Ciudad de México a recibir clases de entrenamiento en el uso de la radio.

¿De qué tipo eran las transmisiones?

– Nosotros acordamos dos transmisiones diarias a las 7 p.m. y a las 8 p.m. Estas emisiones coincidían con mi hábito de emplear varias horas al día trabajando en mi estudio antes de la cena. La CIA estaba preocupada y por ello intentamos no cambiar mi rutina de vida. Los menajes fueron codificados y transmitidos en dos frecuencias de onda corta. La radio que usé fue un Sony (sugerido por la propia CIA) comprado en una tienda de Panamá.

¿Qué tipo de sistema de codificiación empleaban?

– Cada mensaje era enviado por una voz femenina artificial conocida por nostros como CynthIA desde Langley. Las emisiones comenzaban con diez minutos de identificación, durante el cual era transmitida una serie de números de tres dígitos. Si el dígito de en medio se transmitía de manera igual a los otros esto indicaba que a continuación había un mensaje. Si no tenían nada que decirme, este dígito era diferente y eso indicaba que el mensaje transmitido a continuación no tenía ningún sentido. En cualquier caso la emisión siempre se realizaba cada día.

¿Cómo descifrabas el mensaje?

– El mensaje consistía en una serie de números de cuatro dígitos. Normalmente no había más de 250 números, el equivalente a tres páginas de un gran bloc de papel. Una vez los números han sido copiado yo tomo un pequeño bloc lleno de números que me ha sido entregado por la CIA para decodificar los radiomensajes, el cuál contiene una serie de números de cuatro dígitos. Había en este bloc cerca de 3,000 números, así que yo tenía para meses y meses de recepción de mensajes. Para descifrar los mensajes tenía que restar los número que tenía en la libreta por los que me habían enviado, los resultados eran números entre el 1 y 26 que se corresponden con las letras del alfabeto, así el 1 es la A, el 2 la B y así sucesivamente. Este sistema es absolutamente indescifrable por alguien que no disponga del pqueño bloc que yo llevaba ya que cada bloc es único para cada agente. En el caso de que el bloc cayera en manos enemigas no sabría en qué frecuencias y en qué horarios recibiría los números a restar.

El contenido de esta entrevista resulta bastante reveladora. Po run lado se menciona en ella un tipo de transmisión muy parecida a las que nos ocupa, que en ésta se relaciona con actividades de espionaje; por otro lado se menciona el sistema de codificación empleado, que produce un mensaje idéntico al que solemos captar. Así, gracias a este y otros indicios podemos tener fundamentos para pensar que estas emisiones son realizadas por servicios de inteligencia de todo el mundo y su finalidad es transmitir mensajes a agentes situados en distintas partes del planeta.

Sobre el sistema de codificación mencionado en la entrevista, éste es conocido como one-time pad que podría ser traducido como bloc o libreta de un solo uso; su fundamento es sencillo y eficaz. Este sistema fue creado por Gilbert Vernam en 1917 para proteger mensajes transmitidos electrónicamente. El invento cifra automáticamente un mensaje carácter a carácter a medida que éste es introducido en un sistema de captura. El sistema produce mensajes indescifrables, salvo se tenga la otra parte que permitirá convertir esto en un texto con destino a una persona.

Funcionamiento del sistema "libreta de un sólo uso"

Libreta de un sólo uso

Cuando un agente es enviado a un destino determinado, aparte de llevar su receptor de onda corta, porta un bloc de papel que es su one-time pad, hecho de un material que puede ser fácilmente desaparecido, incluso puede ser digerido en el canso de una emergencia; como dato curioso en algunos archivos desclasificados de la CIA se mencionan que algunas libretas de un solo uso se construyen como tiras de goma de mascar. Cada hoja del bloc contiene una serie de números aleatorios de cuatro o cinco dígitos, que constituyen la clave para descifrar un mensaje determinado, de manera que si este se pierde el mensaje es totalmente indescifrable. Una vez la estación de números inicia sus emisiones transmite un identificador, que hace referencia a una hoja determinada del bloc; esta hoja sólo se usará una vez. A continuación transmite su mensaje, consistente en una serie de números de cinco dígitos y una vez el agente lo ha copiado, a cada número de la hoja le sustrae el número recibido por radio y de esta manera obtiene el mensaje literal.

A modo de ejemplo práctico, supongamos que necesitamos enviar un mensaje cifrado bajo esta modalidad, el procedimiento sería generar una cadena de números de (en este caso) 5 dígitos de manera completamente aleatoria que solo lo conozcan el emisor y receptor, esta clave podría ser:

Números a transmitir: “23432, 43217, 12711, 84321, 31248, 43562, 01432, 34012, 13478, 39256, 65328, 87236, 42111, 43926, 93918, 39891, 89103, 29442”

A continuación hemos de convertir los caracteres en números, eso lo podremos hacer usando la sencilla equivalencia: A=1, B=2, C=3 y así sucesivamente.

El texto a enviar sería:

martes envia paquete = 13-1-18-20-5-19-5-14-22-9-1-16-1-17-21-5-20-5

Una vez hecho esto sería sumar las cifras que hemos obtenido a nuestra clave una a una de la forma que se muestra a continuación:

Los primeros 5 dígitos son los que se transmitirían y los resultados (de 5 dígitos también) serían los que estarían en nuestra one-time pad. Así por ejemplo se transmitiría 23432 y nuestra one-time pad tendría 23445, realizaríamos la resta 23432-23445 y obtendríamos el número 13 que es la letra M en el orden alfabético y así se realizaría para toda la serie de números.

Cabría pensar que el sistema no es tan seguro como parece y que sería cuestión de ir comprobando todos los números que, sustraídos a los emitidos, dieran valores entre 1 y 26 que corresponden a las letras del alfabeto, sin embargo intentar esto sin los números de la libreta one-time pad tendríamos que realizar combinaciones de 26 elevado a la potencia 18 que correspondería a 2,9 seguido de 25 ceros de combinaciones, si pudieramos hacer 1 combinación cada segundo, el tiempo que nos tomaría intentar descifrar este mensaje sería de más de 8 miles de billones de años, jaja, nada mal, ¿no?.

Entonces la hipótesis de la conexión entre estaciones de números y agencias de inteligencia se presenta como la más evidente. Otra cuestión que nos podemos hacer sobre estas estaciones es ¿desde dónde transmiten? Aquí es donde la colaboración entre radioescuchas y radioaficionados puede llegar a ser muy interesante, ya que estos últimos suelen disponer de antenas directivas para bandas de onda corta, además de equipos más selectivos que los radioescuchas, la conjunción de varios y a través de Internet puede dar frutos interesantes. Gracias al uso de la radiolocalización y de confesiones anónimas se han podido detectar algunos sitios de transmisión de estaciones de números en los últimos años: Warrenton y Remington (Virginia, USA), Miami (Florida, USA), Guineo (Cuba), Chipre, Panamá, guam, Japón, Australia, Sudáfrica, Oxfordshire (Inglaterra), Frankfurt (Alemania), España, Portugal, Turquía y Marruecos.

Además de transmitir en fonía, las estaciones numéricas también existen en otros “modos” de transmisión:

Estaciones de número en clave morse

Si bien las estaciones de números y letras de fonía son las más conocidas y de fácil escucha, las telegráficas con las más numerosas. ENIGMA ha recopilado del orden de unos 52 tipos diferentes de estas estaciones que transmiten a velocidades de 4 hasta 40 palabras por minuto (ppm), dependiendo de la estación. Existe en este modo una estación bastante famosa que emite bajo el siguiente formato: “BT990457??8?????” Cada mensaje empieza con BT seguido de 99, a continuación le siguen cuatro dígitos que hacen referencia a una hora determinada y dos signos de interrogación. El dígito que sigue a estos es diferente según la frecuencia que se emplea para su emisión en la radio de onda corta, por último se transmiten cinco dígitos de interrogación. Las frecuencias en las que se han podido sintonizar esta emisora son: 2316, 2360, 3825, 3839, 4402, 5053, 5181, 5205, 5214.5, 5278.5, 5369.5, 5446, 5471.5, 6635, 6800, 7530, 7821, 8084 khz.

Algunas estaciones usan números abreviados en las transmisiones en CW. Esto consiste en transmitir letras que representan un número determinado. SE han observado un total de seis variantes a la hora de asignar las letras a los números. Aquí indicamos solo tres que son las más extendidas. La más popular es quella en la que sólo el número cero es representado por la letra T.

1234567890

123456789T

Y por último la conocida variación QWERTY

1234567890

QWERTYUIOP

Para saber más visite el Grupo ENIGMA (www.brogers.dsl.pipex.com/enigma2000/) y además compre su radio de onda corta, puede iniciar con algún modelo económico que puede conseguir en las tiendas de importación e incluso en RadioShack hay algunos modelos de mayor calidad a precios relativamente accesibles.

*Adaptación del original publicado por: Manuel Durán radioaficionado con insignia EA7HAZ, apareció en la revista CQ radio amateur no.184.

Emilio