Emilio
Ideas, artefactos y cosas para construir

Alan Moore

Alan Moore

Las culturas sexualmente progresivas nos dieron las matemáticas, la filosofía, la literatura, la civilización y el resto. En cambio las sociedades sexualmente restrictivas produjeron la Edad Media y el Holocausto. - Alan Moore

Dejar mi trabajo y comenzar mi vida como escritor fue un gran riesgo, fue como saltar de una colina o disparar en la oscuridad. Pero cualquier cosa de valor en nuestras vidas, ya sea una carrera, una obra de arte, una relación, comenzará siempre con un salto. Y para estar capacitado para darlo, tienes que dejar de lado el miedo a caer y el deseo de tener éxito.

Tienes que hacer estas cosas de forma completamente pura, sin miedo, sin deseo. Porque las cosas que hacemos sin lujuria ni ambiciones son las acciones más puras que haremos en nuestra vida.

Casi al cumplir los 40 años en lugar de aburrir a mis amigos con algo tan mundano como una crisis de la edad, decidí que sería mucho más interesante aterrorizarlos y volverme completamente loco autoproclamándome mago (Esto venía preparándose desde hacía un tiempo, y parecía ser un paso final lógico para mi carrera de escritor).

El problema con la magia, que es en muchos aspectos una ciencia del lenguaje, tienes que ser muy cuidadoso con lo que dices. Porque si repentinamente te declaras a ti mismo como un mago sin tener conocimientos de lo que esto implica, es probable que un día te despiertes y que descubras que eso es exactamente lo que eres.

Hay algo de confusión con respecto a lo que la magia es realmente. Creo que se puede aclarar mirando las descripciones más antiguas de la magia. La magia en sus formas más tempranas es habitualmente designada como "El arte". Creo que esto es completamente literal. Creo que la magia es arte, y que ese arte, ya sea la escritura, la música, la escultura o cualquier medio artístico es literalmente magia.

El arte es, al igual que la magia, la ciencia de manipular símbolos, palabras o imágenes para lograr cambios de conciencia. El verdadero lenguaje de la magia trata tanto de la escritura como del arte y también sobre hechos sobrenaturales.

Un grimorio, por ejemplo, un libro de hechizos, es un modo extravagante de hablar de gramática. De hecho "cast a spell" (Encantamientos), es solamente "spell", osea deletrear, manipular las palabras, para cambiar la conciencia de la gente.

Por eso creo que un artista o un escritor es lo más cercano que tendrás a un chamán en este mundo contemporáneo.

Creo que toda la cultura surgió de un culto, originalmente todas las facetas de nuestra cultura, ya sea ciencias o artes, eran territorios de chamanes. El hecho de que en la actualidad este poder mágico ha degenerado al nivel de entretenimiento barato y manipulación es una tragedia.

Actualmente, quienes usan el chamanismo y la magia para dar forma a nuestra cultura son los publicistas quienes en lugar de despertar a la gente su chamanismo es usado para drogarla y tranquilizarla, hacerlos más manejables. La caja mágica de la televisión, con sus palabras mágicas, sus jingles, puede hacer que todos en el país piensen en las mismas palabras y tengan los mismos pensamientos banales exactamente en el mismo momento.

En toda la magia hay un increíblemente gran componente lingüistico. La tradición mágica de los Bardos ubica a estas personas en un lugar más alto y más temible que un mago.

Un mago puede maldecirte, cosa que puede hacer que tus manos se muevan graciosamente o podrías tener un hijo con una pata de palo. Pero un bardo no te haría una maldición sino, una sátira, cosa que podría destruirte. Si fuese una sátira brillante, no sólo te destruiría ante los ojos de tus conocidos; te destruiría ante los ojos de tu propia familia, incluso te destruiría ante tus propios ojos. Y si fuese una sátira finamente elaborada y muy astuta tanto como para sobrevivir y ser recordada durante décadas, incluso siglos, entonces años después de tu muerte, la gente todavía la leería y se reiría de tí, de tu ruina y de tu absurdo.

Los escritores y la gente que podían comandar las palabras eran respetados y temidos como gente que manipulaba la magia. En los últimos tiempos, creo que los artistas y escritores han permitido ser vendidos y perder el respeto de su magia. Aceptaron la creencia predominante de que el arte y la escritura son simplemente formas de entretenimiento. No son vistos como fuerzas transformadoras que pueden cambiar a una persona y a una sociedad. Son vistos simplemente como entretenimiento, cosas con las cuales podemos rellenar 20 minutos o media hora mientras esperamos la muerte.

No es el trabajo de un artista darle a la audiencia lo que la audiencia quiere. Si el público supiera lo que que él quiere y necesita, entonces ya no serían el público, sino serían el artista. Es el trabajo del artista darle al público lo que necesita.

Mi carrera como mago sigue evolucionando, desde que siento que el arte y la magia son intercambiables me parecía natural que el arte fuese el medio por el que expreso mis ideas mágicas.

Gran parte de la magia, como yo la entiendo, en la tradición ocultista occidental es la búsqueda del Yo con Y mayúscula esto es lo que se entiende como El Gran Trabajo, como el Oro que buscaban los alquimistas, como la Voluntad, el Alma, lo que está dentro nuestro y que está detrás del intelecto, del cuerpo y de los sueños, nuestro dínamo interior, si lo prefieres así. Esta es la cosa más importante que podremos conseguir: el conocimiento de nuestro verdadero Yo.

Pero hay una terrorífica gran cantidad de personas que no solo tiene urgencia por ignorar su Yo, sino que también tiene la urgencia por anularla, y esto es horrible, pero puedes casi entender ese deseo de simplemente desaparecer esa conciencia, porque es demasiada responsabilidad poseer tal cosa como el Alma, algo tan precioso. ¿Qué pasa si la rompes? ¿Qué pasa si la pierdes? No será mejor anestesiarla, calmarla, destruirla, para no vivir con el dolor de luchar por ella y tratar de mantenerla pura.

Creo que la forma en la que la gente se mete en el alcohol, en las drogas, en la televisión, en cualquiera de las adicciones que nos arroja nuestra cultura, puede ser un intento deliberado para destruir cualquier conexión entre nosotros y la responsabilidad de aceptar y poseer tu propio Yo y luego tener que mantenerlo.

En los años 90 encontré a Melinda Gebbie y decidimos que queríamos trabajar juntos en una obra importante de narrativa erótica, que dio como resultado el libro Lost Girls que recorre todos los sucesos de fondo en Europa, en específico Austria de 1913, cuando todo se estaba preparando para la exacta antitesis del sexo.

La obra trata sobre ese momento hacen cuando los jóvenes no ponen sus energías en el sexo, y esto es matarse los unos a los otros. Porque el impulso sexual sano que gobierna a muchos jóvenes es pervertido por hombres mayores, que tal vez han perdido parte de su impulso sexual. Toda esa energía sexual se envía directamente hacía un algún lugar como Inglaterra y es pervertida para causar la muerte de otros jóvenes. Esa energía debería ir hacia algo honesto como el sexo pero es desviado hacia algo atroz como el asesinato.

Hay una relación entre la sangre del pene y el cerebro y que tiende a meterse en el momento de escribir pornografía inteligente (prefiero llamarle pornografía a erotismo, la diferencia sólo depende del nivel de ingresos del lector) Si lo que estas escribiendo se vuelve demasiado inteligente toda la sangre corre hacia el cerebro y se pierde la erección, si se vuelve muy excitante sexualmente ya no estás en condiciones de apreciar su valor estético. Así que es un equilibrio difícil de conseguir.

Tomado sin autorización alguna y para compartir sin ánimo de lucro del documental MindScape de Alan Moore

Emilio